¡Acompáñanos en esta lucha para construir nuestros sueños!

Esta frase quedó en mi mente y corazón al escucharla de jóvenes voces de la Escuela de Agroecológica y Política “Justina Quiñonez”. Desde hace 3 años la UOCE (Unión de Organizaciones Campesinas de Esmeraldas) en la provincia de Esmeraldas impulsa esta escuela y acaba de graduar a su primera promoción: 9 chicos y chicas que asumen la bandera de la Soberanía Alimentaria, la Lucha Campesina y la Agroecología como herramienta para la liberación de su pueblo.

Jóvenes convencidos del camino que han tomado, quieren ser y seguir siendo campesinxs. Aprendieron no solo técnicas Agroecológicas, sino herramientas de comunicación popular, derechos sociales, en la historia e identidad de su pueblo, y con la lucha  que hace décadas lidera la UOCE, estos jóvenes seguirán impulsando.

En la ceremonia de graduación dirigieron palabras a sus tutores, dirigientes, padres y madres, compañerxs e instituciones de apoyo. Afirmaron que esta Escuela es diferente porque “aprendemos aquí lo que nunca nos dicen en el aula; tomamos el valor para enfrentarnos a la vida y al futuro, ya no tenemos miedo de hablar, de decir nuestra palabra”. También djeron que todavía hay mucho por delante, se debe madurar y estar más fuertes, por eso invitaban con entusiasmo: “queremos que nos acompañen en esta lucha para construir nuestros sueños”.   

¡Nos piden compañía! no órdenes, ni permiso, no sermones, no premios, ni castigos, ni charlatanería.  Simplemente ser acompañados, porque se sienten seguros a nuestro lado para luchar, saben bien que están llamados a enfrentar el desafío de una sociedad que se opone a las causas justas; una sociedad que da la espalda y pisotea a los empobrecidos. Los jovenes graduados no quieren contribuir con esa civilización que ha fracasado, por eso están edificando otros sueños, en sus comunidades levantan huertos comunitarios, comparten sus saberes, asumen responsabilidades en la organización popular, alzan la voz, apoyan a sus dirigentes y acompañan a otros más jóvenes incluso niños más pequeños.

Fue un privilegio escucharlos ese día, campesinos humildes y empobrecidos, que asumen retos verdaderos e impulsan nuevos sueños, más aún en estos tiempos en que vivimos las consecuencias de una sociedad capitalista y enferma que ha creado caminos falsos y oscuros por donde muchos de nuestros chicos y chicas terminan arrastrados y perdidos. Pero Telmo, Tania, Adonis, Evelyn, Jasmin, Jeferson, Sergio, Esteban, José… y las nuevas “camadas UOCE” en formación están resueltos, la Agroecología es el camino, la Soberanía Alimentaria y la Liberación Campesina el horizonte. 

¡Cuenten con nuestra compañía! Gracias por inspirarnos y darnos esperanza.

Texto: Roberto Gortaire Amézcua
Fotos: OCARU y Campaña QueRicoEs. Ve la galería completa AQUI